PREVENCIÓN

¿CÓMO PREVENIR?

El tener infección por virus del papiloma humano no implica que se tendrá cáncer. El conocer en qué consiste la infección y el virus pueden hacer que en un futuro se prevenga esta epidemia y, con los años, el cáncer de cérvix.

Se calcula que con el uso de la vacuna a nivel mundial en 30 años después de vacunar a las niñas (antes de tener vida sexual), disminuirá la posibilidad de infección y por lo tanto los casos de cáncer de cérvix. De ahí la importancia de la vacunación de todas las mujeres y sobre todo de las niñas de los países en vías de desarrollo, en donde el cáncer de cérvix tiene alta mortalidad.

La educación es importante para la prevención. El conocer tanto las im- plicaciones que tendrá padecer una infección, como enseñar a los niños y adolescentes a llevar una vida sexual responsable, es la piedra angular de la prevención de cualquier enfermedad de transmisión sexual.

Mejorar los hábitos alimenticios, evitar el tabaco y tener una vida sexual responsable, ayudará a no contraer el virus del papiloma humano.

La realización anual de la citología cervicovaginal ayudara a detectar, en caso de infección, cambios celulares en etapas muy tempranas. La vigilancia periódica y el control con médicos expertos en el tema, harán que la detección temprana de casos de cáncer se puedan tratar de forma menos agresiva que en etapas más avanzadas en los que la mortalidad de los casos ya está implícita.

La prevención contra la infección del virus del papiloma se dará con:

- Una vida sexual responsable.

- La educación sexual.

- Chequeos ginecológicos anuales.

- Evitar tabaquismo.

La vacunación será desde ahora la piedra angular para la prevención.